ilusionarium

por alguien que perdió la ilusión…

La escena de la estación de tren…

Posted by Dorian en 15 septiembre 2008

la vida de Joseph Merrick ha estado marcada fundamentalmente por las carencias afectivas, más que por las consecuencias directas de su enfermedad… es clave la figura de la madre…

 

de la película de Lynch me quedo con los gritos desgarradores del protagonista… “I am not an animal! I am a human being! I … am … a man! …”

 

 

me estremece esta escena… hace aflorar uno de mis mayores tormentos… el miedo al rechazo…

 

Anuncios

6 comentarios to “La escena de la estación de tren…”

  1. R.B.K said

    La naturaleza fué especialmente cruel con este hombre,normalmente las personas con graves malformaciones físicas congénitas,tambien suelen tener dañadas las facultades mentales y bueno,no sé si no tener una consciencia exacta de uno mismo en estos casos,evita un mayor sufrimiento…tu que crees?.
    De las pelis de David lynch,esta es la menos metáforica…es un peliculón,pero no lleva su sello.
    Mi escena favorita es cuando el médico le presenta a su esposa,esta le ofrece su mano y no puede evitar echarse a llorar.
    Para vida dura,la de Merrick.

  2. Dorian said

    recuerdo la escena de la que hablas…

    en cuanto a tu pregunta… Merrick se creó un complejo mundo interior motivado por el rechazo que sufrió desde pequeño debido a su condición… y parece ser que desarrolló una gran sensibilidad hacia todo lo artístico…
    no sé qué hay de cierto en esto último; tendemos a exagerar las cualidades positivas de aquellas personas o cosas en las que no esperamos encontarlas…

  3. joss said

    unos son los rechazados por todo el mundo y otros son los que eligen rechazar al mundo, pero alguien que se definio como “hastiado de” dijo tambien:

    Desconfíen del rencor de los solitarios que dan la espalda al amor, a la ambición, a la sociedad. Se vengarán un día de haber renunciado a todo eso

    El escepticismo es la embriaguez del atolladero

    Los días no adquieren sabor hasta que uno escapa a la obligación de tener un destino.

    Para vengarnos de quienes son más felices que nosotros, les inoculamos -a falta de otra cosa- nuestras angustias. Porque nuestros dolores, desgraciadamente, no son contagiosos.

    Nadie puede conservar su soledad si no sabe hacerse odioso.

    He adquirido mis dudas penosamente; mis decepciones, como si me esperasen desde siempre, han llegado solas.

    en este caso…que podia hacer emile michel cioran, si el era tambien parte de este mundo??

  4. R.B.K said

    Si, eso es cierto, solemos denominar como “rarezas” a esta clase de personas o cosas.
    En mi pregunta, me refería al propio Merrick y personas si no en su misma situación si parecida, quiero decir, gente consciente de su diferencia, de su limitación, del rechazo que recibe de los demás que aun percibiendo esta clase de emociones, puedan conseguir ser “personas” y mas aun sobreponerse a ello e incluso destacar, aunque eso solo lo consigan unos pocos.
    Me parece una actitud heroica y seguramente sea por eso mismo que la sobrevaloremos. Si yo estuviera en el pellejo de Merrick, quizás preferiría ser inconsciente de ello, porque dudo de tener suficiente fortaleza de espíritu para encajarlo y mucho menos superarlo…de este pensamiento nace mi pregunta.
    Salud y suerte.

  5. joss said

    en una ocasion borgés comentó algo sobre las autolimitaciones…”si pudiera vivir otra vida, tendria mas problemas reales y menos imaginarios”, y es que muchas veces nuestra particular vision del mundo (justo alli donde habitamos) nos limita y coarta hasta casi anularnos…o todo lo contrario:
    pablopineda.blogia.com/

  6. joss said

    por supuesto, me referia a jorge luis borges y no a “borgés”, aki dejo algunas reflexione suyas
    por si son del interes de alguien:
    -Somos nuestra memoria, somos ese quimérico museo de formas inconstantes, ese montón de espejos rotos.
    -Que otros se jacten de las páginas que han escrito; a mi me enorgullecen las que he leído.
    -El infierno y el paraíso me parecen desproporcionados. Los actos de los hombres no merecen tanto.
    -El tema de la envidia es muy español. Los españoles siempre están pensando en la envidia. Para decir que algo es bueno dicen: “Es envidiable”.
    -Todas las teorías son legítimas y ninguna tiene importancia. Lo que importa es lo que se hace con ellas.
    -Quienes dicen que el arte no debe propagar doctrinas suelen referirse a doctrinas contrarias a las suyas.
    -Hay que tener cuidado al elegir a los enemigos porque uno termina pareciéndose a ellos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: